CASO FAISÁN, CASI RESUELTO

La verdad va a saltar por los aires. La simple reconstrucción de los hechos habla por sí sola. El ministerio de Interior saboteó una operación contra la red de chantajes de ETA. El ministerio ayudó a la ETA, y desbarató la operación que habría estrangulado a la banda mafiosa, implicado a PNV y la mafia ETA en un evidente caso de connivencia, mucho más allá de la negociación PSOE.

El reportaje de Intereconomía, reconstruyendo los hechos hasta el detalle, produce escalofrío. La policía espía un bar de Irún, el bar Faisán, en el que periódicamente se vienen produciendo reuniones de etarras. Es una operación dirigida con discreción por el juez Grande-Marlaska.

Han descubierto que Gorka Aguirre, dirigente del PNV, lleva habitualmente sobres con dinero de amenazas a un bar de ETA, y recoge los sobres que le entrega a cambio un etarra, con cartas de amenazas para recaudar más dinero. Así, como suena.

Aunque la operación era la culminación de un largo trabajo de investigación minuciosa y arriesgada, en aquellos días el famoso alto el fuego de ETA copaba las portadas. Y antes de continuar, hay que explicar que una banda terrorista se debilita dramáticamente si se le corta el grifo de la financiación. Que cuando les cortas el grifo a unos terroristas, dejan de tener posición para negociar, y se vuelven mucho más razonables. Y ahora continúo para resumir que cuando el ministerio de Interior se enteró de que iba a hacerse una redada que dejaría a ETA sin varios millones con los que ya contaba,  y de que se iba a detener a un miembro destacado del PNV, envió un policía a avisar al bar Faisán de que la policía los tenía controlados, de que nadie cruzara la frontera. El dueño del Faisán, atónito, llama a sus compinches etarras y avisa del chivatazo que acaba de recibir de un policía.

El tipo, Joseba Elosúa, no se lo puede creer. Y así se lo dice a sus contactos: “si fuera un ertzaina, todavía. O que le envía un ertzaina. Pero un madero, no me lo puedo creer que un madero me venga a avisar a mi bar, de que otros maderos me están vigilando.”

Y uno se preguntó, cuando se enteró de todo aquello, que si la historia fuera cierta, Interior lo mantendría en secreto, no dejaría que la prensa se enterara de semejante sabotaje. Y así fué. Las informaciones de Intereconomía apuntan a que las cámaras dejaron de grabar en el momento del chivatazo. Pero a los policías encargados de borrar las huellas del chivatazo se les olvidó que al dueño del Faisán, Joseba Elosúa, le habían puesto un micro en el coche. Y es por eso que en las conversaciones que tiene con su cuñado en dicho coche queda grabado el testimonio de los hechos.

Ni el Mundo ni Intereconomía han podido confirmar aún qué político del gobierno dio la orden definitiva de chivarse a ETA, pero la justicia terminará por aclararlo. Rubalcaba, Alonso, aún no se sabe. Pero es de consenso que ningún policía daría semejante paso si no es por orden expresa de un político.

Me llama la atención que Elosúa no encontraría extraño que un ertzaina le avisara de una redada, pero sí de un policía nacional. Un txakurra, o perro, que dicen los etarras. Normal, si saben que ETA y el PNV tienen tratos tan íntimos como la financiación, la sangre misma del terrorismo.

Bravo por Intereconomía, que ha producido un reportaje ejemplar. ¿Nota el lector que ningún sospechoso ha amenazado con querellarse con El Mundo o Intereconomía por las informaciones proporcionadas?

Ah, ¿que aún no habéis visto el reportaje de Intereconomía sobre el Caso Faisán? Pues haga clic y tiemble.

Caso Faisán 1

Caso Faisán 2

Caso Faisán 3

Caso Faisán 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s