HUELGA DE METRO, A LA PUTA CALLE CON ELLOS

Madrid, colapsada por unos chupópteros protegidos por el gobierno de Zapatero. Los sindicatos niegan con cinismo  que se hayan organizado piquetes, pero hay toneladas de vídeos y fotografías de ayer que lo desmienten. Esos piquetes han impedido a usuarios y trabajadores la entrada a las estaciones. Por una bajada del 2% del sueldo (un 3% menos que la mayoría de los funcionarios) que impulsaba Zapatero el mismo día que todos los españoles mirábamos como idiotas el debut de la selección sin haber hecho los deberes, esto es, sin ver las noticias, ni leer éste blog. Bajada de sueldos que sí han aceptado, no queda otra, muchos de los usuarios del metro que han tenido que volverse para casa o luchar contra el tráfico para llegar a sus trabajos unas horas tarde.

Dice la ley que una huelga es legal solamente si responde a motivos laborales y se cumplen los servicios mínimos si la huelga es de servicios públicos. Así, una huelga es ilegal si responde a motivos políticos, como es el caso.

Y ustedes me dirán que ésta huelga que ha organizado UGT/CCOO no responde a motivos políticos. Y yo respondo que sí, aunque no lo digan. Lo mismo que mienten descaradamente los sindicatos cuando dicen que no han formado piquetes, mienten en el motivo de la huelga. Es una huelga contra Esperanza Aguirre, esto es, un acto político disfrazado de huelga, que además incumple los servicios mínimos y perjudica al ciudadano de modo consciente. O sea, una acción ilegal, agresiva, coercitiva e insolidaria. Baste como muestra un botón: había conductores dispuestos a cumplir los servicios mínimos, pero no se atrevían por miedo a represalias sindicales.

Debería Esperanza Aguirre despedir a los responsables y a los liberados sindicales del Metro por incumplir las normas que dicta el civismo y por sabotear al ciudadano, a cuenta, además, del ciudadano. Despídelos, Espe, si está en tu mano, y dales una lección de legalidad, de civismo y de saber estar, tres ítems en los que ésta patulea de paniaguados voceros del poder no están entrenados.

———————————————

Me cuenta mi chica que una amiga suya trabaja como coordinadora del personal en una residencia de ancianos de Carabanchel. En esa residencia trabajan dos tipos que no hacen nada, descuidan a los viejitos de modo consciente, se toman muuuucho tiempo para tomar un café de media mañana que a veces se convierte en café de media jornada, que faltan cuando les da la gana y que perjudican gravemente la convivencia laboral con su absentismo contumaz y aleatorio, su dejadez, su chulería y sus maneras de matón. Y cuando recomienda a su jefe que los despida, éste no lo hace porque los dos tipos son de un sindicato (no sé si UGT o el CCOO-CCOO) y no se atreve a despedirlos. Así, sus compañeros tienen que cargar con el trabajo de éstos dos vagos en un ambiente laboral convulso e injusto, y los pobres viejitos pasan sus últimos días en la dejación y la desidia, sabiendo que han ido a caer en una especie de sumidero en el que se les desprecia en sus necesidades y sólo se les ve como una fuente de ingresos cuyos derechos no son nada en comparación con los “logros sindicales” de éste país de mierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s