UN AÑITO EN LLAMAS

Un año de blog. Ninguno de los problemas denunciados en La Ciudad en Llamas se ha solucionado, y todos han ido a peor. Todo va según el plan de Zapatero, que ha jugado en todo momento en favor de su partido y de su agenda personal, dejando de lado los intereses de los españoles, incluso combatiendo contra esos intereses. Faltando a su promesa al rey, la bandera y la Constitución. Tenemos un infiltrado en Moncloa. Su nombre: Zetapé.

Cerrando Garoña, Zapatero ha hipotecado el futuro de España en producción energética. En vez de ser de los estados que venden energía a otros, somos de los que la compran, resíduos incluídos. Gracias a ello, los ciudadanos pagamos cada vez más cara la luz. Pronto habrá nuevas subidas.

El 11-M está bloqueado de nuevo en los tribunales, a expensas de la opinión pública. Me da que van a tratar de disfrazar en negligencia de los TEDAX los pecados de su jefe, Sánchez Manzano. Otros asuntos rubalcábidos siguen en manos de la justicia, a buen recaudo.

Zapatero negocia con ETA. Renuncia a su propia autoridad para machacar institucionalmente a los asesinos. La primera entrada de La Ciudad en Llamas hablaba de cómo el triunal europeo se ratificaba en su alabanza a la española ley de partidos, en la que Zapatero no cree porque deja fuera a batasuna. Está convencido de ganar en 2012.

¿Qué decir del paro, del gasto público, de los impuestos, del plan E, del plan E2, del cheque bebé, de la ley del aborto, de la falta de convicción.

Todo éste Zapaterismo trae al final falta de convicción al defenderse contra las agresiones, internas o externas. ¿Cómo puede una nación plantarse ante la creciente conflictividad social que provoca el islamismo activista en nuestras ciudades? ¿Quién me va a defender en el ministerio, piensa el capitán de una fragata española en el estrecho, si cumplo con mi obligación de hacer respetar la enseña nacional, aunque eso signifique bufar un poco a los guardacostas gibraltareños, que, por el contrario, cada vez están más crecidos, humillando constantemente a nuestros mansos guardacostas. En el estrecho se hace efectiva la filosofía de Bono, “prefiero morir a matar”, dijo.

Desde luego, si yo soy soldado en Afganistán y el ministro sale diciendo algo parecido, mi primer impulso sería santiguarme, como mínimo.

¿Cómo va uno a defenderse de una agresión, si todo lo que uno hace para defenderse está mal? ¿Cómo va uno a defender su bandera, si la violencia está mal, si echarle huevos a la cosa es cosa facha y carca, si nuestra nación aún está por ser purgada de resíduos fascistas, como el cristianismo, el himno nacional o el idioma español. Si la violencia es siempre mala, y hay que acurrucarse en un rincón si te dan un picotazo. Si el presidente mismo es fruto del “no a la guerra”, ¿con qué autoridad planta uno sus huevos un día  encima de la mesa porque le están acosando? El propio término plantar los huevos sería machista, por tanto violento, por tanto no igualitario. Por tanto antidemocrático, antiprogresista, residual, purgable.

En la vida de pareja, todo hombre es un sospechoso de malos tratos. Cae sobre muchos inocentes todo el peso de la ley. La violencia de género está, en cambio, creciendo de manera alarmante. Como se persigue al macho mismo, el maltratador sigue yéndose de rositas. Demasiados sospechosos, demasiadas denuncias falsas para obtener ventajas legales en divorcios u otros litigios. Sin embargo, la mitad de los brazaletes en uso no están operativos por razones de mantenimiento. Sólo cubren una parte del problema, la reincidencia, pero el sólo hecho de que la mitad de los brazaletes localizadores no localizan al agresor, ya me dice cuánto se está esforzando el gobierno en ésta materia.

Así, según las tesis del gobierno, y que asume la población con actitud bovina, levantar la voz contra la injusticia, el abuso y la tomadura de pelo es un acto de reacción. Hace poco, un juez puso una multa a un tío por rechazar a su atracador con demasiada fuerza. Hace aún menos, se ha multado a un tipo por llamar nazi a una mujer que lo insultó por la calle, diciendo ser del PSOE, y añadiendo que los judíos son tal y pascual. La tipa le paró por las vestimentas típicas del judío, y le llamó de todo. Él la llamó nazi, y el juez les impuso a ambos una multa de similar cuantía. El pasado viernes, mientras el blog cumplía un año, Rafita, en paradero desconocido, asesino y violador de Sandra Palo, ha obtenido, al cumplir la mayoría de edad, el borrón y cuenta nueva de la ley del menor. El expediente de Rafita está limpio. Es un ciudadano modelo. Podría pedir trabajo como animador de campamentos de colegialas vírgenes, y no sonaría ningún avisador en la justicia.

¿En qué se basa uno para defenderse? Como hombres, como españoles, como ciudadanos cabreados, se nos impide pensar, expresarnos y defendernos. Tenemos que reprimirlo todo. El Zapaterismo es básicamente represor, castrante, obsceno e iconoclasta. Es todo un radicalismo islámico. Por eso coincide y empatiza más el zapaterismo con los imanes radicales, con los piratas y terroristas (lo importante es que Iñaki no se muera, Patxi López dixit), con violadores y asesinos, que con los españoles de a pie, que parece que seamos mediocres reflejos del franquismo.

Por eso quiere Zapatero terminar con la clase media. Necesita dos clases, la alta y la baja, para tener un país cabreado, ignorante, controlable.Su problema es la clase media. Su problema es nuestro poder adquisitivo. Su problema somos nosotros.

La Ciudad en Llamas cumple un año. ¿Cuántos más nos dejarán cumplir?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s