ZAPATERO EL ROJO ABARATA EL DESPIDO

Al final, Zapatero ha hecho lo que él mismo dijo que sólo hacía la derecha neocon: subir impuestos, crear desigualdades, purgar medios de comunicación, volver a subir impuestos, subirlos otra vez, bajar las pensiones, subir los impuestos de nuevo, asegurar el paro, volver a subir impuestos, y ahora, abaratar el despido. El fantoche de Moncloa ha acabado por dar la razón, en aquel Solbes vs Pizarro, al único que no ha arruinado España dos veces. Así, Zapatero no tiene más remedio que seguir el evangelio del sentido común según Pizarro. Mal, claro, porque no sabe leer bien. El chico hace lo que puede, como corresponde a todo político de chichinabo. Del mismo modo que, en vez de dimitir, se baja el sueldo, el engañabobos.

Bien es verdad que Zetapé carga parte de la cuenta del despido en el contribuyente. ¿Cómo podía ser de otro modo? Quien diga ser socialista, no ya quien se precie de serlo, tiene siempre esa disculpa, pues el socialismo se distingue de cualquier otro sistema en eso precisamente: en que el rey rojo, dispone siempre y en todo lugar, de toda la producción de sus hormiguitas. Lo socialista no es bajar ni subir impuestos. Todo son impuestos para el socialismo. A nombre del pueblo, pero en exclusivo usufructo de sus líderes.

Así que Zapatero I el-que-baja-impuestos, Zapatero I por-el-pleno-empleo, ha demostrado ser un fantoche sin principios, sin empaque, sin política. Dado que está haciendo lo contrario de lo que dijo a sus votantes que haría, debe irse ya. Hoy. Ayer mismo. Anteayer o hace seis años. Que se vaya. Que coja sus brillantes góticas, que coja a su traviata, que ha hecho carrera porque su marido es presidente, a Solbes, su parche, su pata de palo y su loro, que coja también a su vicepresimierda tripartita al completo, a esa indocumentada ministra de defensa, y también los restos de Pepe Rubianes, que haga un ejército de terracota en un sótano de Rodiezmo, y se haga enterrar junto a todos ellos, sus asesores, las proles de todos ellos. Como aquel otro monarca absoluto chino, que se creía invencible y sólo era un gilipollas. Y por todo epitafio, un cartel del Plan E, sin desmemoria histórica que lo aparte de la vista, para que jamás olvidemos lo caro que salió el presidente barato, y la mierda de España que nos deja en herencia. Contando con que se vaya, claro. Que yo, a éste tiparraco, el futuro, más que negro, se lo veo negrín.

Y sus votantes, ¡ay, sus votantes! Háganselo mirar. O si no, voy a montar una empresa contratando sólo a votantes de Zetapé: está comprobado que cuanto más les das por el zerolillo, más te jalean, más les gusta. ¡Contro, qué buena idea!

Gracias, Zapatero, por poner de relieve una vez más lo que vale la palabra del socialista común, lo que vale su autocrítica, lo que vale su sagrada tolerancia. Al cambio, una mierda pinchada en un palo. Colectivos, eso sí, el palo y la mierda. Tal vez debieran cambiar el emblema de la hoz y el martillo por el palo y la mierda.

Aunque el otro tampoco les iba mal: dale a la hoz, o te doy con el martillo.

POR EL PLENO EMPLEO
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s