BONO Y LA SOMBRA DE ZETAPÉ, QUE ES ALARGADA/EL MAQUIAVELO DE LEÓN

Pepe Bono. Bonus, si fuera un personaje de Yo, Claudio.

Hace unas semanas, el asunto fué destapado por la prensa. Primero que si una hípica a nombre de su hijo. Después, que si un piso en Albacete. Luego, dos pisos. Y no de los baratos.

Pepe Bono puso en marcha a sus gestores y logró cuadrar las cifras, con ayuda de cierta dosis de buena fe. Logró cuadrar los números, pero no presentó un verdadero libro de cuentas, ni aprovechó la oportunidad de salir al paso de las suspicacias con cuentas claras, ventanas abiertas y luz del día. Nada de eso. Unos contratos, unos numerajos, y a regañadientes, además, después de marear la perdiz durante un par de semanas con sus rimbombantes declaraciones.

Y digo yo que oye, que igual es honrado. Pero ya no lo podemos saber seguro, mira por dónde. Ahora, echándole buena fe, se la podemos presumir, todo lo más. Echándole buena fe, repito.

Esa buena fe se la echó, incluso, Pedro J. con su “enriquecerse no es socialista, pero tampoco ilegal”. A sus lectores, como poco, los descolocó. Pero los datos son los datos. Y aunque escasos y someros, cuadraban. Los indicios son otro cantar, sin embargo.

Llega la semana siguiente (la pasada) y empiezan a salirle más cositas a Bono: A la vez que Bono, crecido por el indulto de la prensa, se dedica a pavonearse con declaraciones rimbombantes acerca de la honradez y la corrupción, al mismo tiempo, digo, empiezan a salirle los enanos a Bono: un carísimo local alquilado a joyerías Tous. Un ático de lujo en Madrid. Una hipoteca de 100.000€ a nombre de…¡¡su hija de 10 años!! Pastizales todos que había olvidado mencionar en los papeles presentados.

Al tiempo que se conocen éstas nuevas propiedades, cae en mis manos el libro de García Abad, que repasa la trayectoria de Zapatero y que dedica varias páginas a la vieja rivalidad Bono/Zetapé, cuando se enfrentaron por la presidencia del partido, allá por el año 2000. En aquella ocasión, Zapatero se hizo con el PSOE, y Bono supo asumir la derrota, por lo menos públicamente. De hecho se hizo zapaterista automáticamente. Inteligente jugada. Antes de celebrarse las primarias, sin embargo, el intercambio de golpes a todos los niveles, desde las declaraciones a las puñaladas de despacho, que en los partidos políticos suelen ser de aúpa, se sucedieron durante la campaña.

Por el libro de García-Abad conocemos, a través de los testimonios de amigos y enemigos, la más temible faceta de Zapatero: su vengatividad. Por boca de amigos y enemigos, si contrarias demasiado a Zapatero, Zapatero te la jura. Te deja ir, te da recorrido, y tarde o temprano, en el momento conveniente, aplica su venganza. ¿Dijo o hizo algo Bono que Zapatero nunca pudiera perdonar? Es muy probable. Si fuera así, nada podría hacer Bono ni sus zalameras declaraciones sobre Zapatero para borrar su mancha negra.

Bono aún es uno de los papables, cuando caiga Zapatero. Y tanto Bono como Zapatero lo saben. Zapatero no va a irse. Sería salir huyendo con tres latas atadas al rabo. Cuando Zapatero crea que debe irse, creará el marco necesario para una salida honrosa. Mientras tanto, seguirá ahí diciendo que hemos llegado al final de la crisis. Bono, como dice García Abad, dice estar contento con su puesto actual, que es una gran culminación de su carrera. Pero claro, eso es lo que dice Bono.

El primer regalo envenenado de Zapatero a Bono, aún muy poderoso dentro del PSOE, habría sido nombrarle Ministro de Defensa. Es conocida, y en este punto el libro de García Abad es rico en detalles, la táctica de Zapatero que consiste en erosionar a sus competidores dentro del partido nombrándolos ministros, y quemándolos cuando lo cree necesario. En ese sentido, Bono, que tuvo que afrontar la guerra de Afganistán, salió cuando pudo, dimitiendo a tiempo antes de que las cosas se pusieran feas, y aduciendo que su cargo estaba erosionando su matrimonio. Después, Zapatero lo nombró presidente del Congreso, un cargo a la altura de la vanidad de Bono, y una manera de tenerlo contento, cerca y controlado. Inteligente jugada. Tontos no son.

Y ahora nos encontramos con que el propio diario Público, muy cercano a Zapatero, se hace eco del alarmante patrimonio de Bono y su escasa claridad de cuentas, dando por buenas las informaciones de La Gaceta, nada menos. Suena raro, cuando menos.

¿No será ésta la sombra de Zapatero alargándose sobre Bono antes del zarpazo final? Según las estadísticas, Zapatero afronta la fase final de un mandato de ocho años. Él parece convencido de que va a ganar. Y los que saben de éstas cosas dicen que lo de Bono no ha terminado. Resulta sospechoso que en situación tan delicada Público elija hacerse eco de una información de La Gaceta.

No creo que falte mucho para que Pedro J. desentierre su patobárcenas para hablar de Bono: si nada como un pato, tiene pico de pato, y cuá-cuá, habla como un pato…¡entonces es un pato!

Por cierto, que Bono anuncia querella contra La Gaceta. ¿Ampliará la querella a Público?

——————————————

El libro se centra en la persona de Zapatero, y aunque el punto de vista es crítico con el presidente, creo que hace el retrato más amable posible sin faltar a la verdad. Además, “El Maquiavelo de León” no deja de ser un libro escrito por un militante socialista (felipista, diría yo), y eso, aunque facilita el testimonio de los cercanos a Zapatero, limita en cierta medida la visión de conjunto. Aún así, es una mirada lúcida y sincera, cuyo autor busca entender al personaje, más que someterlo a juicio. El resultado es descorazonador, de todos modos. Pero queda por escribir aún el retrato de Zapatero en profundidad, su biografía política, sus intrigas, sus fobias y sus anhelos. Hoy por hoy, y no por culpa de García Abad sino, probablemente, a pesar suyo, ese libro es imposible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s