OTEGUI CONTINÚA SU OPERACIÓN BIKINI

Leemos en Libertad Digital que Otegui ha pedido agua en el juicio que se celebra contra él. La juez ha contestado “Por mí, como si quiere beber vino”. Eso es. Contra ETA, bocaseca. ‘ha!

No, pero le han dado el agua, como podemos ver en el vídeo. Vean a un kale-borriko tartamudeando delante del juez.

A Otegui, el poli bueno de la mafia vasca lo juzgan por enaltecimiento del terrorismo. Ha declarado no ser español, lo cual es mentira, claro. Arnaldo Otegui, por ser vasco, es tan español como el que más. Otegui es un español vergonzante, impresentable y taimado.Pero español.

Sin embargo, él no parece estar disgustado por lucir semejante ristra de virtudes. Le gusta que se le vea malo, mafioso y defensor de asesinos.

Sí se le ve más avergonzado de ser español. En ese sentido, Otegui niega la realidad. Escuchando a gente como él, uno se avergüenza de ser humano. Pero no por ello voy a salir a la calle y clamar ante la justicia que soy un equinodermo, o una holoturia. Podría, pero entonces, el juez podría decirme “usted lo que es es tonto”. Así que no lo hago. Aunque lo sienta. ¡No soy humano! ¡Soy una planaria! ¡Soy un equidna! ¡Un tuátara! ¡Un cucaburra! ¡Un uombat! ¡Un casuario! ¡Un dodo! ¡Un Moa! ¡Lo que sea, menos humano!

Nos enteramos, asímismo, de que Arnaldo Otegui ha iniciado una huelga de hambre. Que es como le llaman los abertzales a la operación bikini. O trikini, incluso, para ocultar la pistola. Porque, no se lleven a engaño, eso es lo que hace Otegui. No está protestando. Está adelgazando para el verano.

Otegui ha engordado mucho desde que Zapatero está en el poder. Y ya no liga nada por las playas de San Sebastián. Se conoce que ya no lleva tanga, porque lleva la munición de repuesto escondida en el culete y con el tanga se le ve el cordelito de recuperación. Y así no hay quien se coma un rosco. ¡Pero qué digo, comerse un rosco! Con lo que engorda eso. Quita, quita. A mí, agua.

Te hemos pillado, Arnaldo. Estás de operación bikini. ¡No hagas eso, hombre, no sufras! Mira, me ha dicho un pajarito que en el Bar Faisán ponen unos bocatas de jamón ibérico que te caes para atrás. Pásate por allí, que yo invito. ¿Que no te lo crees? Pues el soplo parecía bueno. De arriba, vaya.

Ah, que no lo quieres. Sí que debe de ser castrante el marxismo. Los abertzales están tan castrados que ya no saben ni qué hacer ni con un bocata Guijuelo. Igual es de mal tono. Pero en La Ciudad en Llamas damos ideas. Arnaldito, toma el bocata. Y si no te lo quieres comer, te lo pones por montera. Ya que tienes fama de matador…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s