¿Qué está pasando?

Las nuevas cifras del paro llegan a los 5 millones. El gobierno miente descaradamente, reduciendo sus cifras en un millón, y saca lecturas positivas de una catástrofe económica de consecuencias previsibles.

En lugar de reformas, Zapatero y su ley de economía sostenible plantea nuevos mecanismos de control de la vida pública, mientras da la espalda a la patronal, después de engañarla durante varios años prometiendo la zanahoria del gran pacto, y después fué él mismo quien saboteó el pacto. Iba de mediador entre CEOE y UGT/CCOO. Se escenificó la cordialidad de la reunión dándole forma de cena, con las partes sentadas exponiendo sus razones, pero disolvió la mesa de malas maneras en cuanto la patronal abrió la boca, aduciendo irritado que no quería ni oir hablar de reformas. Y se quedó así de ancho. Su Educación para la Chusmía dibuja a los empresarios como avarientos explotadores, a imagen de la propaganda de los años treinta.

Hoy, el día de las cifras del paro, la patronal ha mandado poco menos que a la mierda a José Blanco. La brecha entre el sector privado y Zapatero es insalvable. El parado está absolutamente desprotegido. Condenado al subsidio, mientras dure. Y luego, a opositar o morir. Mientras, quedamos en espera de la segunda oleada de la crisis mundial en un país descohesionado, sin memoria, sin tradición, ignorante, esquilmado, desnaturalizado, desigual. En manos de su peor enemigo.

La seguridad de todo español que se encuentre fuera de nuestras fronteras corre a día de hoy serio peligro de caer en manos de terroristas. La culpa la tiene Zapatero, que cede ante los chantajes siempre. Las pérdidas en euros no son fácilmente cuantificables porque el gobierno oculta los datos. Las pérdidas totales son incalculables. Pérdidas en prestigio y en firmeza.

La justicia…bueno. En España, a día de hoy, cualquier juez puede emitir cualquier sentencia. Violación, asesinato, atentados masivos, puede pasar cualquier cosa.

Los medios también informan de cualquier cosa. Lo que le vaya a gustar a Zapatero, eso publican, o dicen en la tele o radio, o muestran a través de ella. Y el que no se pliegue, será perseguido, demandado por políticos, cargos, asociaciones y fiscalías. Será espiado por SITEL, y el que lo diga en alto, será amenazado.

Zapatero está destruyendo todo vestigio de la historia reciente de España. Alega franquismo (como si éso justificara su destrucción) para hacer desaparecer edificios y obras de incalculable valor artístico e histórico, el patrimonio histórico nacional. Su propaganda comunista ha cuajado en la sociedad, convirtiendo los libros de historia en engañifas controladas por el PSOE. Asímismo, rehabilita las figuras negras de la izquierda que provocó la guerra civil a la vez que se lanza a la yugular de cualquier expresión contraria a su cuerda.

La educación se ha convertido en una trampa que sólo adoctrina, ni educa ni enseña, y escupe analfabetos manejables, que no entienden nada. Incapaces de leer éstas líneas y entender lo que aquí se dice. La esquerra catalana desarrolla paso a paso la hoja de ruta del separatismo, con el beneplácito de Zapatero, el tonto útil o el listo inútil. Pero el sabotaje no atañe a Cataluña solamente. Los alumnos salen del instituto sin saber leer correctamente, se pierden a la cuarta línea. Inutilizando el idioma, el uso de la razón. Carod, en el extranjero hispanohablante, es subvencionado por Zapatero para el impulso de idiomas locales, haciéndonos perder influencia idiomática. Evidentemente, una medida maligna. Aplaudida por Zetapé.

Quiere sustituir la religión católica, a la que odia y teme, por una religión civil, ciudadana, estatal. Zetapé, a la vez, aplaude y agasaja al Islam, se disculpa por la Reconquista a los moriscos, y acoge en su falsa pluralidad  a todo aquel que se manifieste contrario al cristianismo, que es un pilar básico de nuestra conducta. No hay dinero para los parados, pero lo hay para mezquitas. Ésa táctica ya salió mal durante la reconquista.

Zapatero y su iluminado y pretendido fanatismo sonriente lleno de odio y de secretos peligrosos empieza ya a dejar atrás a su propio partido. Todo el planeta asiste, perplejo, a la actuación del volatinero sonriente que entró en Moncloa con una mentira y muchos muertos sobre la mesa.

El Rey, ausente de excepción en aquellos días de la masacre, no va a vivir para siempre. Y está asistiendo al espectáculo, indolente. Sin decir al pueblo más que sonsonetes de plantilla y papel carbón, parece estarnos mandando a hacer gárgaras, de a poquito cada día.

¿Y Rajoy? Rajoy no merece ni estar aquí escrito en éste humilde blog. Mariano, vete a casa. Hazme, caso, que nos la estás liando. La política es cosa importante, como para jugar a La hoguera de las vanidades. Vete a casa, Mariano, hazme el favor. No tenemos quién nos represente políticamente. Estamos silenciados, no tenemos escaño que hable por nosotros. Sólo nuestra libertad de expresión. Si todo sigue así, nos la van a quitar bien pronto. Mariano, haz sitio y pon a Esperanza. O a tu perro. Pero vete ya. Eres el cansino inoportuno del año.

Y, aún con todo, la cosa va a peor. La realidad política y pública de España esta sufriendo un proceso de histrionización galopante. Laporta, Rubalcaba, los secuestros, la inequívoca conducta kamikaze en economía, dando, tirando, derrochando, paniaguando, rescatando, quemando, robando y depreciando nuestro poco dinero. El legado de los siglos. Y también el tráfico, ahora vamos a subir el límite a 140. El surrealista Rajoy huyendo del pleno ante la mirada atónita de sus conmilitones, las zetaperiles disculpas a los moriscos (no de mi parte), la fosa de Lorca, la prensa internacional ridiculizando a Zapatero, los sindicatos mamíferos, la orgía de sangre de la ley del aborto, el Tribunal Constitucional bloqueado en el proceso de maquillaje del Estatuto Catalán, los nacionalsocialistas de esquerra republicana levantando el dedo corazón, de la mano de la prensa catalana. Y el alcalde que bromea con matar a todos los del PP. Todo va muy rápido. Nos precipitamos al momento en que ya no hay marcha atrás.

Zapatero quiere reiniciar España. Reescribir la historia al gusto de sus apetencias. Para ello, está desintegrando la nacionalidad española. Y lo está haciendo cometiendo a la vez muchos de los peores errores estratégicos de la historia de España en sólo una legislatura y media. Que sean tres legislaturas, y no habrá una cuarta. Ya será otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s