Europa se suicida frente al Islam (no se pierdan el vídeo)

Ya hemos expuesto éste problema en otras ocasiones. Europa debe hacer frente al crecimiento demográfico del Islam en nuestras fronteras, o seremos asimilados a medio plazo (50/100 años). Si la tendencia actual, en pleno crecimiento, no cambia, lo que acabamos de exponer sucederá indefectiblemente.

Claro, en una sociedad de libre mercado (o que se dice de libre mercado) y con garantías constitucionales, no se puede limitar la fertilidad de las familias islámicas. Se pueden intentar políticas en éste sentido, pero serían políticas injustas con el ciudadano y sobre todo, altamente impopulares, pues en Europa se ha instalado ya el papanatismo que la izquierda ha sembrado desde abajo, con destreza de entomólogo, en las sociedades modernas, más pendientes de su derecho a divertirse que en su derecho a no ser asimilados por el Islam, o por el soviet.

Hasta hace bien poco, Estrasburgo era la salida de todo agraviado por la contumaz injusticia del Ministerio de Justicia. Así, si las víctimas de ETA eran ninguneadas en los tribunales, siempre las quedaba Estrasburgo. Si un violador era absuelto sin que su víctima se hubiera recuperado de la agresión, siempre quedaba Estrasburgo. Si un político tenía tanto poder que abortaba las acciones legales contra él, siempre quedaba Estrasburgo.

Pero ya han llegado también a Estrasburgo. Ellos, digo. Los pedagogos de la ESO, los juristas indolentes, los sostenibles, los laicizantes, los libertarios. Han penetrado el tribunal de Estrasburgo. Y todo esto cuando todavía no se ha dado la conjunción planetaria de Pajín.

Pero que ni falta que hace, oiga.

Ahora resulta que Estrasburgo ha fallado en favor de una mujer que elevó a éste tribunal la petición de retirar los crucifijos de las aulas en Italia. Y el tribunal no le ha dicho: “Mire, señora, Italia es un país católico. Si un Egipcio decide emigrar a Italia, debe informarse antes. ¿Se imagina usted que mañana éste tribunal se va a vivir a Egipto y pide la eliminación de todo vestigio del Islam en el colegio de los niños?” ¿Absurdo, no?

Pues la excusa, que es siempre por donde pillas a los pillos, es la de no agredir a los niños de otras confesiones. Como si los niños tuvieran posicionamientos ideológicos, convicciones y pilares éticos y socioculturales. Pero claro que no. Los niños no libran las guerras de los padres. Bueno, sí, en Palestina los usan de chaleco antibalas. Pero aquí no.

Y si esto es así, es precisamente gracias a ese crucifijo. Señora lectora, si su niño llega a casa un día ofendido en sus principios (juas) porque hay un crucifijo en el aula, explíquele de nuestra parte que ese crucifijo es el símbolo más común en todas las democracias sólidas y reales, del mundo. Que, si en vez de crucifijo tuvieran en la clase un póster de Mao o de Stalin, o una media luna, aquí no habría ni plasma, ni videoconsolas, ni películas, ni libros, ni sanidad pública, ni novietes ni novietas, ni felices solterías, ni elecciones generales, ni internet, ni nada.

La persecución de la Iglesia Católica por parte de la izquierda es una estrategia envenenada, una trampa de acceso al poder. El enemigo del socialismo es cualquier cosa que tenga poder por encima de los gobiernos. ¿Por qué se persigue a la Iglesia Católica? Porque regula la ética de millones de personas que por motivos de conciencia y por pura convicción no se pliega a los postulados de la izquierda. Por eso se la persigue. Y es por eso que éste afán laicista en realidad no lo es, y a la vez que se persigue la religión católica, el socialismo lleva años embarcado en una promoción del Islam que nada tiene de laicista, y que, disfrazada de hospitalidad, sólo busca debilitar a la bestia negra de la progresía.

No es la primera vez, ni la segunda, ni la tercera, que algún tipo que quiere más poder en España tiene la genial idea de atraer moros aliados a nuestras fronteras para debilitar al enemigo. Y siempre acabó de la misma manera: los “aliados” islámicos aseguraron el terreno, pero no lo entregaron y se asentaron en él imponiendo sus normas, costumbres, y religión. Y degollando al que no pasara por el aro.

Demografía e Islam (en español)

Las invasiones musulmanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s