La sonrisa de Salgado

La señora Salgado sonrie a Rajoy como recién levantada. Como un alumno español que recibe una explicación de su maestro chino en su primer día de clase, pues a chino parece sonarle cuanto se habla en la sala. Sonríe como si todo el acto fuese un trago desagradable que hay que pasar. Como si no mandara nada. Como si la retahila de Rajoy le entrara por un oído y le saliera por el otro, absolutamente intacto.

Infumable basura. 100.000 funcionarios más. Euritos por la normalización del lesbianismo en no sé qué país del África negra. Euritos para abrir embajadas catalanas en toda suerte de puntos del planeta. Euritos para los sindicatos, que sólo se representan a sí mismos. Euritos para los ayuntamientos de ETA. Euritos para los que se quieran comprar una moto. Euritos a Bolivia, país al que le hemos condonado una deuda de 70.000 millones de nuestros (ahora ya no) euritos. ¡Y Bolivia goza de superavit!

Los presupuestos de éste año son una gran mentira cocinada al albur de datos que ya estaban falseados a su vez. Sólo hay una gran verdad: el recorte al ciudadano y al sector privado, y el disparatado aumento del funcionariado, 100.000 en el último año.

Por supuesto, los socialistas han contestado con Gürtel y con (agarrense a la liana) que Rajoy es machista. Aquí cada vez que una menistra dice una de sus becerradas, se la defiende porque es mujer. Ocurrió con la innecesaria Aído, la sospechosa Trinidad Jiménez, la nacionalista Chacón y la incompetente Maleni.

Los presupuestos han sido apoyados por el PSOE, el PNV, Coalición Canaria y los sindicatos. Todos ellos han sido recompensados económicamente. Los esfuerzos, convincentes aunque tardíos, de Rajoy por estar a la altura de la situación, parecen confirmar su liderazgo dos semanas más, hasta que se filtren nuevos detalles de Gürtel. Salgado sonrie porque sabe mejor que Rajoy que los presupuestos son una patraña. Y se la pela. Sólo se revuelve un poco, Salgado. Y sus palabras, a la hora de defender los presupuestos, por vacías y ligeras, no llegan ni a la categoría de mentira.

Zetapé tiene ministros como el que tiene chalecos antibroncas. Derrochador, desestabilizador, enemigo de la igualdad y amigo de la desigualdad crónica, sostiene la misma sonrisa de Salgado. Una mueca ensayada, una sonrisa de poker. Una sonrisa sin gato, como decía Pedro J. La sonrisa de Salgado es la sonrisa de Zapatero.

1253615688993salgado1dn

Y ahora, joven Mariano...morirás
Y ahora, joven Mariano...morirás
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s