Pozuelo: Revolucionarios de vuelo corto

Recuperamos algunos vídeos de youtube para ver de qué pasta están hechos los revolucionarios éstos de vuelo corto.

“Empezamos a tirar botellas a los antidisturbios…y cargaron como…

como perros. Nos trataron como a mierda, sinceramente.”

¿Pero se puede saber qué clase de imbécil puede exigir a los antidisturbios que le traten bien a uno si les recibe tirándoles botellas? Nótese el tono de tipo duro que va sobrado de razón, si dar la cara, claro. A éste tiparraco infecto no le ha caído una hostia en su vida. ¿No se le caerá la cara de vergüenza a su madre de verle hacer el ridículo de esa manera? Aunque, como bien dice mi hermano mayor, a veces para educar a los hijos primero habíra que educar a los padres.

“Yo vi cómo le partían la cara a todos mis colegas” dice. Lo que no dice es desde dónde vio la jugada. Desde lo alto de un ciprés, me imagino. Él, que habla con esa entereza. O sea, que le tira botellas a la policía, la policía responde, como es de esperar (ésta vez sí), con violencia. ¿Pero qué esperaba el idiota éste? ¿Que el antidisturbios soltara el rifle de bolas y se pusiera el traje de jefe de estudios para reprenderle? Menudo botarate. Anda, cretino, haznos un favor y dedícate a tocarle los cojones a los antidisturbios siempre que tengas ocasión. O, la próxima vez, intenta tomar un cuartel. Merluzo. Mira que en éste blog nos dedicamos a analizar los rebuznos de la peña, pero creo que éste se lleva la palma. Dan ganas de darle la bofetada en formato fuerte que su padre no le dio en mala hora, el bolazo en el culo que los antidisturbios no le dieron en mala hora. Qué país más cutre, la España de ZP.

Veamos éste otro vídeo, en el que otro energúmeno afirma lo siguiente: “Estaban pegándose los dominicanos y los XXXX y los bacalas, y estaban ahí pegándose que realmente no hubiera pasado nada. Pero entonces llegaron los rapaos que llegaron pegando a todo el mundo. Y ahí fue cuando se formó el mogollón, llegó la policía…” Me niego a pormenorizar semejante montaña de estiercol.

Inenarrable concatenación de miseria tras miseria. Menuda gentuza.

Y por último, un ejemplo de lo que andan haciendo los buenos chicos, los que no se meten en líos y van a los conciertos que propone el ayuntamiento de Pozuelo para las fiestas. En éste caso, Mago de Oz. Vean, vean. El percal.

Qué nivel, maribel. Parecen chimpancés. En realidad son seres humanos que han tenido todas las oportunidades del mundo y eligen ser chimpancés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s