GAROÑA/NUEVO SPRINGFIELD

ouuuuu!

Me llama la atención la postura del gobierno en la cosa de Garoña. Según las tesis del movimiento ecologista, asumidas por la ideología de Zapatero, la energía nuclear es sucia, devastadoramente sucia. Hasta el punto de suponer un problema para la salud de los ciudadanos y un eslabón más de lo que se ha dado en llamar el calentamiento global. Obviando que la energía nuclear es relativamente limpia, entre otras cosas porque es muchísimo más barata, ridículamente más barata, que la energía solar. 

A lo mejor es eso lo que molesta a Zapatero, lo pecuniario. Sabemos que los ideales últimos de las ideologías que con tanta sonrisa abraza éste visionario pasan por la supresión del dinero. Ese mismo dinero que es motor, aceite y gasolina de un programa cuyo fin último es, resumido en una línea, la permanencia en el poder. Arropados por el generalizado y vago argumento del “por lo menos éstos no son unos fachas”, que tanto suena en los medios y en las calles, dicen salvar el mundo, pero buscan el poder.

Para ellos, estar en el poder te legitima. Es el puesto lo que legitima, hasta que no se demuestre lo contrario. Por eso, y no por otra cosa, les irrita a ellos que otro, ya sea la CEDA, Franco o el PP, estén en el poder. Porque para  los socialistas, el poder otorga legitimidad, al menos mientras no se demuestre lo contrario. Más allá del paro, el consenso social o la simple paz, éstos señores se legitiman a sí mismos porque ahora son ellos los amos del corral. Los putos amos.

Así, Zapatero declaró hace unas semanas que Saiz, el jefe del CNI tenía su apoyo siempre que fuera jefe del CNI. Parece de Faemino y Cansado. “Me mola lo que haces si eres el jefe. Ahora, si no eres el jefe, ya no me mola lo que haces.” Después de ser obligado Saiz a dimitir, la vicepresidenta nos suelta una perla parecida. Vean cómo argumentan los lunis si se les desvía unos palmos del guión.

 

 

Como se puede comprobar, para éstos señores, la legitimidad de sus actos viene dada por el puesto, porque son LOS MEJORES. Los putos amos.

Sólo así se puede entender, en tiempos de crisis global, no ya el no fabricar más centrales nucleares, sino cerrar las que ya hay, como la de Garoña en Burgos, por razones ideológicas. Centrales que abaratan la factura de la luz y que pueden hacernos pujantes energéticamente en el futuro. Aparte de dar trabajo. Aparte de hacernos cuatrocientas veces más competitivos por segundo que la anhelada energía solar de Zapatero.

Sólo desde el talante demostrado podemos entender a ZP. Nucleares No, Gracias. Porque yo lo digo y mientras yo sea presidente, nucleares no, gracias. Y no ha dado otro argumento para apoyar sus tesis. 

Pero sus actos contraargumentan sus palabras. Así, Zapatero compra energía nuclear a Francia, incluidos los resíduos resultantes. Y también invierte en nucleares en China (leer noticia en Libertad Digital). Y no contentos con ésto, y aquí viene la bufonada, además dice que va a construir ¡un parador!

O sea, donde estaba esta sucia, contaminante, mutógena y tóxica central, va a poner…un parador. Que “rehabilitará turísticamente la zona”, dice sin que se le tuerza la ceja. O sea, que no eran las nucleares tan devastadora e intolerablemente nocivas, siquiera para el entorno natural. Parador de Garoña/Nueva Springfield, un lugar idílico para toda la familia. Nos recuerda esa maravillosa película, El Tren de la Vida, con un pueblo de mil judios haciéndose pasar por nazis y deportados. La versión cañí sería el personal de una central nuclear haciéndose pasar por hosteleros turísticos. Y si no fuera porque mil se van al paro, sería de cine. Garoña/Nuevo Springfield, una comedia de Berlanga.

Bromas aparte, parece evidente que ZP tampoco se cree las tesis rojiverdes acerca de las nucleares. Su único argumento, pues no da ninguno, es el “porque soy el jefe y lo digo yo”.

Y lo que más gracia me hace es la palabra elegida. No podía decir núcleo hotelero, o zona de recreo. No. Va y dice “parador”. Y puesto que parados es lo que va a lograr ZP, parador es la palabra idónea, o una broma macabra, o ambas cosas a la vez.

¡ZP tiene sarpullido!

zp_creer

En la anterior entrada hablaba de que a Zapatazo se le empieza a desarrollar un principio de eccema. En el cuello. Ya le viene picando desde hace tiempo. El presidente lo lleva en secreto con la corbata bien alta para que el cuello de la camisa lo disimule. El origen del abceso es múltiple, y casi podemos apuntar en cualquier conducta de ZP para dar con los posibles causantes. Podemos resumirlos en arrogancia, parcialidad, impunidad risueña, y torpeza, cuatro vicios que están empezando a pasar factura a semejante líder, que hasta ahora había caminado impertérrito y descalzo por las ascuas de sus desmanes. Incombustible.

Sin embargo, últimamente, cuando se quita la corbata y la camisa mientras le cuenta a su señora cómo ha ido el día (todo sobre ruedas, cariño),  al mirarse en el espejo empieza ya a notar ese eccema en el cuello, y se apresura en ponerse el pijama, que abotona también hasta el cuello antes de cenar mirando el coñazo de Buenafuente, que aunque aburrido, sólo habla de tonterías y le evita a uno tener que oir, que no escuchar, verdades como puños. Así se duerme mejor. Como un niño.

O así solía ser. Ahora, el presidente tiene problemas para conciliar el sueño. Lo achaca a ese picor sordo en el gaznate, tenue pero pertinaz. La lluvia fina que decía Aznar. Además, no debe rascarse para no acrecentarlo. Y menos aún en público. A veces parece que se le va la mano, en mitad de una rueda de prensa, pero aún puede controlarlo. Tal vez mañana ya no, porque cada día le pica más, y aún sin rascarse, el eccema no parece remitir.

Ya hace años, cuando la molestia era un simple picor al sudar tinta en el congreso, bien entrado su mandato, llamó al médico del PSOE, que le recetó la TBS. ¿Y qué es el TBS?, preguntó Zapatero, que aún no le había cogido miedo a hacer preguntas por temor a las respuestas. Muy fácil, responde el médico. Untas un billete de quinientos eurazos por donde te pique. Luego tiras el billete, y si vuelve a ocurrir, repites la operación con un billete nuevo.

Y funcionó. Zapatero, agradecido y con talante optimista, llamó desde su despacho al doctor del PSOE. El tratamiento da fetén, camarada. Un placer, señor presidente. A los pies de su señora, señor presidente. Oye, por cierto, doctor. ¿Qué quiere decir TBS? Y el médico responde: TBS son las siglas para Tratamiento Básico Socialista.

Solía funcionar. Pero últimamente, el picor no remite y se agudiza, a la vez que deja marcas rojas, una línea discontínua de ellas, que no cura con TBS. Y Zapatero sabe, secretamente, por qué. El TBS no funciona porque lo está aplicando mal. Últimamente tiene que repetir billete de quinientos. Porque las arcas están vacías y no hay de dónde sacar más billetes. Y como nadie debe enterarse de que las arcas están vacías, trampea con el tratamiento. Repite billete. No conocemos los detalles del TBS, que descansan bajo secreto en los expedientes x del PSOE. Pero sospechamos que tal vez el billete no cura, sólo limpia, y que repetir billete extiende, o no limpia, la alergia. El presidente no lo ignora, pero sabe que sacarnos a los ciudadanoslos pocos billetes que les quedaban por rebañarnos acentúa sus picores, y ya se le empieza a notar esa marca en el cuello, como un córtese por la línea de puntos.

zp_eccema

También piensa Zapatero, ya a punto de dormirse, que pronto llegan las vacaciones, y que tendrá que idear maneras de camuflar el eccema de su cuello que no rompan con el estilismo veraniego. Pero eso, piensa, será otro día. Ya se nos ocurrirá algo, a mí o a mis 600 colaboradores. Y concilia el sueño, finalmente.

Ya casi soñando, con los ojos cerrados, cruza su mente un pensamiento tranquilizador, el que logra terminar de tranquilizar al presidente.

 “Y si no, aún nos queda Photoshop”

Y entonces, sí, consigue dormirse.